Archivo de la etiqueta: momento

“Lo que siempre estuvo ahí”, por Frank

A continuación os dejo con una nueva firma invitada. Su autor, que prefiere permanecer en el anonimato (aunque le llamaremos ‘Frank’), dejó este bello regalo en mi correo.

Recuerdo el día que tuve la epifanía acerca del significado de la vida. No estaba sólo, y en ese momento entendí que nunca lo había estado. Fue una revelación completa que atravesó mi pensamiento. Sabía que había estado muerto y la noche después de haber escapado de esa cárcel, tan sólo quería llorar.

Lloraba porque me di cuenta de que los demás no sabían eso, y sobre todo porque descubrí que a los demás no les interesaba nada de eso. Hoy, por fin, puedo descansar de la ansiedad y desesperación que me ataban al mundo. Respecto a la gente que, como yo estuve, está perdida en un estado de coma; no puedo hacer por ellos más de lo que me pidan. Cada uno tiene sus tiempos, y cada cual sus formas.

Después de lo que pasó, cuando todo ha cobrado el sentido que a día de hoy parece debe ser pero sabiendo que nunca se sabe lo suficiente y teniendo en cuenta que va a cambiar, puedo decir que, con todo aquél que habla “ese” mismo idioma… tenemos algo en común.

El despertar en la vida. El nacimiento espiritual. Entender cada momento como una oportunidad. Saber que todo es un milagro. Ser consciente de que aun no teniendo nada, se tiene todo. Fijarse en el espíritu y no en los huesos. Comprender que renunciar no necesariamente significa sufrir; y que el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional.

He aprendido que he vivido, vivo y viviré en una sucesión interminable de errores que al final acabarán formando algo bueno. Que cuando nacemos somos como una masa de barro a la que los golpes de la vida van moldeando. Que los logros no se miden por lo que se es capaz de conseguir, sino por lo que se es capaz de renunciar. Que el primer paso en todo siempre es un acto de fe. Que iré donde quiera, como pueda y podré porque quiero. Que hay que disfrutar como si todas las veces fuesen la primera. Que la rendición es sin duda la respuesta correcta en ciertas circunstancias. Que la vida no sólo consiste en encontrarse a uno mismo, también hay que encontrar a los demás. Que es posible encontrar diamantes entre tanto carbón. Que hay que recoger palomas caídas. Que la risa se contagia más rápido que la gripe: soltemos el virus. Que no hay ningún acto fallido, ni gratuito, todo es perfecto en sí mismo. Que, ¿para qué quieres que los demás te admiren por algo que realmente tú no valoras? Que el amor cura y que es como el aire, cuando lo tienes no le prestas atención, pero cuando te falta, empiezas a ahogarte. Que equivocarse es bueno, pero vivir en un error no. Que la cabeza y el corazón tienen que ir siempre juntos. Siempre. Que si las coincidencias importan, todo cambia. Que la música es el lenguaje del alma. Que no es lo mismo rendirse que conformarse. Que Tú brillas. Que tal como vienes te tienes que ir: limpio.

Animo a cualquiera…  a cualquiera ahí fuera que alguna vez haya tenido una idea, un pensamiento sobre algo que le gustase realizar pero sabe que le va a pedir el mejor de sus esfuerzos, la mayor parte de su concentración y todo lo que tiene en su interior con la finalidad de llegar allí y hacer que eso ocurra. En tu alma han hecho millones de agujeros, pero nunca dejas que los vean. Sólo pide, y recibirás.

Porque entramos en este juego, basado en un código extraño el cual hace que los humanos no seamos tratados por igual, pero todos somos ganado. Para eso venimos, somos jueces, somos ayudantes.

Y lo que has olvidado…  porque sé que si te arriesgas a la esperanza, que si te atreves a intentar construir las piezas de tu vida encontrarás las cosas que tanto aprecias, las cosas que tuviste tan cerca y que nunca conociste. Si lo haces, ya nunca tendrás necesidad.

Sé valiente, vivirás para siempre.

Si tú también quieres publicar una firma invitada aquí o deseas tratar cualquier otro tema, puedes ponerte en contacto conmigo en la dirección elfilosofoloco@hotmail.es

Este texto forma parte del archivo de la sección “Firmas invitadas”. Puedes acceder a su enlace original aquí.

Anuncios

Un momento de atención

Déjame que te hable de un momento.

Es un momento increíble y maravilloso, que siempre está a nuestro alcance pero que no siempre podemos ver. Se trata de un instante mágico, un momento en el que se pueden llegar a tener sensaciones que ni siquiera hemos imaginado. Un momento que puede transformar tu vida para siempre.

Captar toda la magia de este momento por primera vez y a propósito, tal vez no sea tarea fácil. Para poder inmiscuirte de pleno en él y disfrutar todo lo que puede ofrecerte, será necesario ejercitar una de nuestras capacidades más valiosas, y a veces menos utilizadas. Estoy hablando de la atención.

A nuestro alrededor hay continuos bombardeos de información. Luces, sonidos, olores, pensamientos, conversaciones y toda clase de percepciones que nos tienen en un estado constante de distracción. Una especie de alerta continua y confusa que si no sabemos llevar, puede ocasionarnos altas dosis de estrés.

Muchas veces, cuando apenas hemos empezado a hacer alguna cosa, es probable que en poco tiempo suceda algo que nos distraiga y nos haga atender otro asunto. Una llamada a la puerta o al teléfono, el ruido de un vecino, el ajetreo del tráfico o el vuelo de una mosca. A veces, cualquier cosa vale para distraernos y perder la atención, y con ella la posibilidad de sentir, aprender y disfrutar todo cuanto hay a nuestro alcance. Y lo que hay a nuestro alcance es  muchísimo.

A menudo nos parece que somos torpes o que cometemos demasiados errores, y buena parte de ellos suceden porque hay tantas distracciones a nuestro alrededor (y dentro de nosotros) que se produce un déficit de atención en muchas de nuestras acciones. A veces, también, nos aburrimos y buscamos una distracción o un entretenimiento, sin saber la cantidad de cosas fascinantes que están ocurriendo o que podríamos hacer en ese mismo instante y a las que no estamos prestando ninguna atención.

Ejercitar la atención puede parecer algo complicado, pero en realidad es algo bastante simple. Yo diría que incluso es una de las cosas más fáciles, y es que para prestar atención primero hay que dejar de prestarla. En otras palabras, hay que intentar dejar de pensar. Quedarse empanado. Pasar de todo. Eso que llaman “dejar la mente en blanco”.

Es importante comprender la importancia de parar un instante y dejar de recopilar información del exterior para poder rescatarla de nuestro interior. Para ver con otros ojos lo que acontece. Si tratas de dejar de pensar en cosas que han pasado o que pueden pasar, podrás fijarte en lo que ahora está pasando. “Si lloras porque no ves el sol, tus lágrimas no te dejarán ver las estrellas”.

Prestar atención puede convertirse en algo natural dentro de nuestra actitud, una vez hayamos aprendido a hacerlo y a sentirlo.

Piensa en el paisaje más bonito que hayas podido contemplar nunca. Ese lugar que viste un día y que te pareció lo más maravilloso del mundo. Todos hemos tenido alguno. También puedes pensar en esa noche estrellada, despejada y tranquila que nunca has podido olvidar. O si lo prefieres, puedes pensar en la experiencia de tu primer beso con la persona que amabas. Piensa en algún momento tan maravilloso que te haya marcado para siempre.

Ahora trata de recordar aquel momento e intenta averiguar qué pensabas justo en esos instantes, en los que sabías que estabas viviendo una experiencia única. Lo más probable es que no estuvieras pensando en nada concreto, y que no hubiera nada en tu cabeza que te distrajera de sentir la belleza de aquello. En aquel momento, estabas dejando de pensar en cosas irrelevantes y estabas empezando a sentir las cosas verdaderamente importantes de la vida. No estabas dedicando recursos de tu mente a las experiencias previas ni a las futuras. Te estabas dedicado casi por completo a la atención.

Lo complicado del asunto reside en comprender que cualquier momento que vivas puede llegar a ser tan maravilloso como aquel paisaje, aquella noche estrellada o aquel primer beso. Lo verdaderamente difícil de la cuestión es meterse de lleno en lo que puedes sentir sin dejar que las sensaciones se colapsen entre sí. Sin dejar que la información que te viene de todas partes te haga volver a confundirte. Sin dejar que las lágrimas te impidan ver las estrellas.

Cuando somos pequeños, la mayoría de cosas nos asombran y nos maravillan. Todo es gigantesco, fascinante, novedoso e increíble. Con el paso del tiempo, nos acostumbramos tanto a lo que nos rodea que todo acaba pareciendo parte de un decorado de televisión, que está puesto ahí pero con el que no interactuamos y del que, por supuesto, no nos sentimos parte.

En el transcurso de nuestra constante distracción, la monotonía convierte en vulgar lo que una vez nos pareció maravilloso, y que sigue siéndolo aunque ya no nos lo parezca. Comprender que sigue siendo maravilloso dependerá de la atención que le prestemos. Como ya he dicho, prestar atención algunas veces puede ser complicado. No obstante, con un poco de interés se puede convertir en algo muy fácil.

Por ejemplo, observa como las hojas de un árbol se mecen con una suave brisa. Trata de captar su relieve mientras se mueven en una danza caótica pero perfectamente sincronizada. Mira como el aire marca el compás y modela a su antojo las formas que las hojas van dibujando. Observa la profundidad de su forma, su lugar en el espacio y los contrastes de la luz cuando las hojas se mueven a un lado y a otro. Reduce las revoluciones de tu mente y baja hasta la velocidad de esa brisa que está bailando con el árbol y sus hojas. Fíjate en todos los detalles.

Ahora aleja un poco el zoom de tu mirada e intenta observar más allá de las hojas y del árbol. Intenta captar todo lo que hay a tu alrededor con la misma claridad y profundidad con la que has podido ver las hojas bailar con el viento. Intenta captar la armonía del paisaje. Es una sensación casi hipnótica.

Entonces, la vida se ve mucho mejor que en una pantalla Full HD 1080 y te proporciona más emoción que el más avanzado de los videojuegos en 3D a los que puedas jugar. De repente, en un momento en el que a ojos de los demás puede parecer que no estás haciendo nada, puedes estar prestando atención a un montón de cosas que están sucediendo a tu alrededor, y que son auténticas maravillas. Casi milagros.

Justo en ese instante, estás prestando la atención necesaria para vivir el momento del que quería hablarte. Ese instante de atención en el que puedes captar sensaciones que jamás antes habías experimentado. El momento en el que, sin estar pensando en nada concreto, los pensamientos se aclaran. La conciencia sobre tu propia existencia se amplía. El fugaz pero eterno pedazo de tiempo que puede cambiar para siempre tu forma de ver la vida. Tu forma de vivir.

Cierra los ojos y siente, lentamente, tu propia respiración. Nota los latidos de tu corazón. Estás aquí. Siéntete aquí. Se han tenido que dar millones de circunstancias para que tú puedas estar aquí y experimentar esto. Intenta captar la belleza de este momento.

Te estoy hablando de prestar atención al mejor momento de tu vida. Al que nunca se repetirá y al más maravilloso que puedes llegar a vivir. Al único que tienes.

Te hablo del momento presente.

Cualquier situación puede ser buena, cualquier lugar puede ser el adecuado y cualquier compañía puede ser la idónea; pero sólo tú podrás hacerlo. Sólo de ti depende.

Cuando aprendas a prestar atención en el momento presente, te sorprenderá todo lo que puedes sentir, todo lo que puedes hacer… y lo bien que lo haces.

No pienses en ello. Sólo siéntelo.

http://www.youtube.com/watch?v=DtQ-cc0yqxQ