Archivo de la etiqueta: conversacion

¡Los niños no son tontos!

20070809115832-el-payaso-y-la-nina

Tenemos la mala costumbre de hablar a los niños como si fueran estúpidos. Les hacemos carantoñas, les cantamos canciones sin sentido y hacemos cualquier cosa con tal de que sigan en una nube de ignorancia, con la excusa de que deben crecer felices y sin traumas. Si la educación es deficiente desde una etapa muy temprana, los casos de niños consentidos y maleducados se multiplican. Y luego tiene que venir Supernanny a salvarnos el culo.

No hace mucho me encontré en una estación de metro al lado de un señor que viajaba con su hijo. El tipo mantenía una maravillosa conversación de igual a igual con su pequeño, hablándole claro, como si fuera una persona adulta. Aquella conversación me llamó mucho la atención, y nuestras miradas acabaron cruzándose. El contacto duró lo suficiente como para que surgiera el primer comentario, romper el hielo y presentarnos. Acabamos hablando los tres en un banquito de la estación.

Aquel hombre me contó su historia. Él es argentino y por la maldita economía tuvo que venirse con su hijo para España. Tenía la suerte de poder dedicarse a lo que más le gustaba en la vida, una de las más bonitas y despreciadas profesiones a las que uno pueda dedicarse. Era payaso.

Le comenté que era admirable la forma en la que conversaba con su hijo, que no era fácil encontrar alguien que le hablara con tanta naturalidad a un niño que no tendría más de 6 años. Cuando le dije esto, lo primero que hizo el hombre fue mirar a su hijo y decirle “¿Oíste que lindo fue lo que dijo el chico?”. El pequeño me miró y asintió con una sonrisa satisfecha, como si pensara “Gracias por darte cuenta tú también de que los niños no somos tontos”. Recordé entonces cuando yo tenía 6 años y me daba cuenta de casi todo lo que acontecía a mi alrededor, inclusive de los intentos de los mayores para ocultarte la mayor parte de las cosas. Y recordé también que al enterarme años después de todo eso que se nos suele ocultar a los niños, me sentí frustrado, casi diría insultado. Soy niño, pero no soy estúpido. ¿Cuántos de nosotros habremos pensado eso alguna vez?

Aquel maravilloso payaso, con el traje de padrazo puesto, me dijo que a los niños, para que desarrollen su personalidad y crezcan felices, hay que tratarlos y hablarles como personas. Como personas en aprendizaje, pero como personas. No como boludos. Aquella conversación a tres bandas me dio mucho en qué pensar.

Estaba a punto de llegar mi tren, así que tocaba ir recogiendo los enseres, ignorados en el suelo por lo abstraído que me tenía aquella conversación.  La situación, con esa entrañable e interesante charla entre los tres, me había conmovido de una forma atípica. Intenté aguantarme las lágrimas hasta que nos despidiéramos, pero no lo conseguí. El chico vio como me caía la primera lágrima, y sonrió cómplice de mis sentimientos. Fueron lágrimas dulces, tan dulces como las que me caen escribiendo esta entrada y recordando aquellos momentos.

No me cabe la menor duda de que aquel niño, como su padre, acabará siendo una gran persona. Ojalá prodigue el ejemplo.

Y si aún sois de la opinión de que los niños son tontos, podéis flipar con esta acojonante charla (se desconoce en qué idioma) que le pega una niña a sus padres. Una niña con mejor oratoria que la mayoría de adultos.

Serán tonterías mías, pero hay momentos del vídeo (cuando el padre se ríe abiertamente) en que me da la sensación de que a la niña no le sienta demasiado bien que se partan la caja de ella. Y no tendrá más de 2 años…

Anuncios