“¡Alégrame el día!”, por Harry Callahan

A continuación os dejo con una nueva firma invitada, esta vez cortesía del amigo Harry Callahan, de  Just another blog:

El otro día recibí un email, uno del tipo de los que suelo enviar yo y que por desgracia pocas veces recibo. En él, aparte de muchas otras cosas, el autor de éste blog me pedía que escribiera algo para su sección de firmas invitadas.

¿Por qué yo? Su blog es un blog serio donde se tratan temas importantes y yo sin embargo me dedico a insultar a la gente y a cometer atrocidades lingüísticas. No soy digno de aparecer por allí.

Ese mismo día por la mañana me crucé por la calle con mi escritor favorito. Eran casi las 2 y me encontraba en una céntrica plaza esperando a unos amigos con los que me había citado para comer. Para variar llegué puntual, es decir, el primero. Pasé por una libreria a ojear libros y suavizar la espera aire acondicionado mediante. Algo más tarde salí a la calle a esperar, friéndome al sol de verano, por si alguno de mis amigos decidía aparecer a una hora decente, cosa que no pasó.

Era un lugar céntrico, de paso, y mi vista recorría las caras de los que por allí circulaban, ignorándome como si fuera un simple elemento más de mobiliario urbano. Entonces le ví. Llevaba una camisa a cuadros verde y blanca, de manga corta, unos pantalones marrón claro y zapatos. En una mano un maletín de piel y en la otra no recuerdo qué. Supongo que mis ojos no pudieron contener la emoción que me embargaba y de alguna manera le transmití telepáticamente un mensaje al gran autor, que por un momento dejó de mirar al frente para dedicarme una mirada fugaz y directa.

Sí, nuestras miradas se cruzaron y fue un instante mágico. No me refiero a la clase de magia que produce movimientos en la entrepierna, sino el sobresalto propio de sentirte descubierto, como cuando observas a alguien y de repente, por razones que no alcanzo a comprender, éste parece sentirse observado y te mira directamente. ¿Cómo sabe que eres tú? ¿Cómo sus ojos encuentran los tuyos tan rápìdamente? ¿Serendipia? En fin, que una de las personas a quien más admiraba se había dado cuenta de mi existencia.

Acto seguido volvió a mirar hacia donde lo hacía antes y prosiguió su camino sin detenerse mientras yo le seguía con la mirada. Estuve tentado a decirle algo, ¿pero qué? ¿“Hola, soy tal, eres mi ídolo”? ¿Qué soy, una fan quinceañera faltada de amor y neuronas? ¿”Hola, soy tal, me gusta cómo escribes”? Tampoco. La respuesta podía haber sido “vale, y a mi qué” o “pues a mi no me gusta tu cara de gilipollas así que apártate que tengo prisa”. Cualquier situación que pudiera imaginar acababa trágicamente. Primero porque yo pasaba de ser un fan anónimo a ser un fan gilipollas conocido y segundo porque mi venerado autor puede pasar a convertirse en “aquel imbécil que me gustaba”.

Supongo que inconscientemente decidí dejar las cosas como estaban y preservar nuestra relación, plenamente satisfactoria para ambos. Aunque una parte de mi se pregunta qué podría haber pasado si en lugar de dejar pasar el tren me hubiera montado en él. Quizá nos hubiésemos caído bien y hubiese plantado a mis amigos para ir a comer con él, dando lugar a una cordial amistad. Pero eso ya es imposible. La fan podría haber convertido sus sueños en realidad y acostarse con su ídolo musical, presumiblemente un cantante analfabeto, y comprobar que es una simple persona que a pesar de tenérselo muy creído, la tiene pequeña y le cantan los sobacos. La realidad puede ser decepcionante y a veces puede ser conveniente vivir en sueños, con miedo a actuar, y tener absurdas esperanzas. De ahí el éxito de la religión, digo yo.

Acabé comiendo con mis amigos, los de verdad, a los que puedo insultar o decirles lo que pienso sin temer ninguna reacción. Nuestra amistad es sincera y transparente, real. Nos aceptamos como somos a pesar de nuestras diferencias. Eso es algo que tiene mucho mérito pues si fuéramos políticos cada uno de nosotros estaría en un extremo del arco parlamentario, de la izquierda a la derecha pasando por el nacionalismo y en medio yo, en la equidistancia que me permite estar de acuerdo con todos y con ninguno a la vez. Ese día hablamos de todo un poco, desde la omnipresente política a la más absurda de las anécdotas (recuerdo una en particular que mezclaba estos temas: viaje a Bolivia, muy mala -incluso terrorífica- digestión, lavabo público de pago custodiado por un guarda, escasez de papel higiénico pero abundancia de periódico, bloqueo de conductos, desbordamiento, huída a la carrera, etc). ¿Podría haber sido el escritor uno de estos amigos? Es difícil pero no imposible.

De alguma manera el autor de este blog decidió romper su anonimato y enviarme un email diciéndome lo que yo no tuve huevos de decirle al gran autor. Se arriesgó. Lo que puede salir de aquí nadie lo sabe. En cambio, lo que puede salir de mi reacción ante el escritor es nada. Me viene a la mente una cita de Boccaccio perfectamente válida en este caso: vale más actuar exponiéndose a arrepentirse de ello, que arrepentirse de no haber hecho nada.

Si tú también quieres publicar una firma invitada, o deseas tratar cualquier otro tema, puedes ponerte en contacto conmigo en elfilosofoloco@hotmail.es.

Anuncios

5 Respuestas a ““¡Alégrame el día!”, por Harry Callahan

  1. Pingback: ¡Alégrame el día!, por Harry Callahan | El Filósofo Loco

  2. Ey, yo también quiero escribir algo para el Filósofo Loco! 🙂

  3. Pues hoy mismo me pongo. Te lo envío en cuanto lo tenga.

    Un abrazo!

  4. El humano loco

    Un comportamiento muy normal en las personas habituales de hoy día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s