Un mundo para los hombres

La raza humana lleva poblando la Tierra aproximadamente 2,4 millones de años, si consideramos como humanos a los primeros homínidos bípedos separados de los primates. En cualquier caso, es una porción de tiempo muy pequeña de los 4.500 millones de años que se calculan tiene este maravilloso planeta. Muchísimo tiempo. Y, sin embargo, esto es a su vez una cifra irrisoria comparada con los 13.700 millones de años que se le calcula de vida al universo.

Desde esta perspectiva, la vida de un ser humano, incluso la vida de toda la raza humana, puede ser reducida por la lógica hasta una grano de arena en un desierto cósmico. Puede considerarse un accidente temporal, una irrelevante florecilla que nació de un terreno estéril y que pasará sin pena ni gloria por una pequeña esquina de este gran laberinto espacial. Mirado así, la existencia de toda la raza humana puede parecer una anécdota sin importancia. Nada de eso.

Todos nos hemos sentido insignificantes cuando nos ha dado por comparar nuestra existencia con la inmensidad del universo. Cuando hemos pensado en nuestros pocos lustros de vida y en los miles de millones de años que nos preceden, así como todos los años que están por llegar. Cuando hemos comparado nuestra pequeña envergadura con la impresionante masa de los cuerpos celestes. Durante ese momento en el que podemos llegar a ser conscientes del poco espacio y el poco tiempo que ocupamos, en comparación con lo increíblemente inmenso que es este universo lleno de miles de galaxias y de millones de planetas, creemos que somos poco más que nada. En principio, considero que esa comparación es totalmente errónea, aunque no por ello improductiva.

Considerarnos como una insignificante parte en el espacio y en el tiempo dentro del universo puede ser muy gratificante. Te permite relativizar la importancia de ciertas cosas que pueden estar angustiándote y que no deberían ejercer tanto efecto sobre ti porque, efectivamente,  en el fondo no son tan importantes. Pensarlo de ese modo es beneficioso y liberador.

Pero, a menudo, hacer esta misma comparación también nos trae una importante cantidad de tristeza. Si nuestros problemas son insignificantes en comparación con la inmensidad del espacio, irremediablemente nosotros también somos criaturas irrelevantes. Y es ahí donde yo creo que está el error, a la hora de comparar cantidad con calidad.

Es innegable que nuestra vida, la vida del ser humano, es volátil y diminuta. Infinitamente más pequeña, frágil y corta que la de la menor estrella que haya en el universo. Pero sólo estamos hablando de términos cuantitativos. En esa comparación no se entra a valorar la calidad de nuestra existencia. No se valora que la corta vida de un ser humano pueda encerrar cosas más complejas y preciosas que las de una estrella inerte en el espacio durante miles de años. No se contempla que un pequeño cuerpo, frágil y caduco, pueda albergar maravillas tanto o más fascinantes que las de toda una galaxia.

El ser humano, pese a ser considerado tan irrelevante con respecto al universo, alberga una complejidad y una capacidad evolutiva mucho mayor que la de cualquier roca que te puedas encontrar en la más longeva galaxia a miles de millones de kilómetros de aquí.

Las inmejorables condiciones ambientales que se dieron en la Tierra propiciaron la existencia de formas de vida primitivas, y sus posteriores cambios evolutivos a lo largo de millones de años. Millones de años que siguen siendo pocos en comparación con otros planetas, pero infinitamente más productivos.

Sin embargo, en nuestro planeta hubieron múltiples periodos con bruscos cambios ambientales, lo que provocó la aparición y desaparición de una gran cantidad de especies. Después de todos estos millones de años de evolución y bruscos cambios, las condiciones ambientales favorecieron la aparición de los homínidos, seres con gran capacidad y complejidad cerebral, en comparación con el resto de animales.

Los homínidos evolucionaron en varias especies distintas durante varios millones de años más, extinguiéndose la mayoría de ellas pero sobreviviendo la especie que ha derivado en nosotros, el homo sapiens. Llegado este punto es cuando el hombre daría un gran salto evolutivo al ingeniar complejas técnicas de supervivencia, construcción y caza. Gracias la evolución de estas técnicas y la gran capacidad de aprendizaje de este hombre primitivo surgieron las primeras civilizaciones, los cimientos de las sociedades modernas en las que vivimos ahora.

No obstante, el más grande y complejo cambio de nuestra historia, aunque no lo parezca, se está dando en estos momentos. En el periodo que estamos viviendo ahora, conocido como era de la información. La tecnología, la química y la biología; así como el estudio del espacio exterior, la materia y el tiempo, nos otorga un nivel de evolución que, si bien es imposible demostrarlo, parece a todas luces el más avanzado de todo el universo.

Es por ello que debemos ser conscientes de nuestra insignificancia física y temporal con respecto al resto del universo, pero también es muy importante que nos identifiquemos como lo que somos, seres extraordinariamente inteligentes, complejos y capaces de realizar auténticas maravillas. En absoluto irrelevantes con respecto al resto del espacio exterior.

Los humanos somos seres increíblemente evolucionados capaces de pensar e idear complejas teorías. Capaces de razonar, analizar y resolver hechos de enorme trascendencia. Capaces de sentir dolor, placer y miles de sensaciones que luego podemos transmitir a nuestros semejantes para enriquecerlos. Capaces de aprender, de empatizar, de amar y de respetar a otros seres humanos y a otros seres vivos. Desde este punto de vista, me parece mucho más importante tu vida, la existencia de quien está leyendo esto, que la longeva e improductiva existencia de miles de planetas lejanos e inertes.

Pero el ser humano también es capaz de multiplicarse sin control, de destrozar la tierra en la que ha nacido y de aprovecharse de la desgracia de los demás. Es capaz de disfrutar con el dolor de otros y de arrebatar la vida a un semejante a sangre fría. Es capaz de marginar y maltratar al resto de especies que conviven con él. Es capaz de tantas y tantas cosas horribles que se antoja inevitable cuestionarnos hasta qué punto nuestra existencia es positiva. Ya dijo Plauto (y popularizó Hobbes) que el hombre es un lobo para el hombre. Y, en este caso, también una bomba de relojería para nuestro planeta.

De todos y cada uno de los avances y éxitos que ha tenido el ser humano, el mayor de todos se producirá el día en que se conciencie socialmente del respeto que, como ser vivo, le debe a este planeta.

En la actualidad, sólo un loco creería que ese cambio se puede llegar a dar algún día. Yo estoy absolutamente convencido de ello.

La evolución del ser humano y el papel que ha ocupado le otorga una responsabilidad sobre la Tierra, su presente y su futuro. Una responsabilidad que nace del enorme y majestuoso cambio evolutivo que ha tenido el hombre a lo largo de millones de años, y que repercute directamente en el planeta. Responsabilidad que directa o indirectamente recae sobre ti y sobre mi, porque somos parte de la especie que ha transformado este planeta en un mundo para los hombres.

El ser humano, no lo dudes nunca, es extraordinario.

Anuncios

11 Respuestas a “Un mundo para los hombres

  1. Vaya que sí. Somos todo y nada a la vez. Somos conscientes de nuestra propia existencia. Ahí queda eso.

    En cuanto a la que se avecina… tengo la sensación de que viene algo gordo. Si alguien tiene interés, que busque “jumping jesus”, y luego “singularity”. La información existente se duplica varias veces al año, y parece obvio que nos acercamos a lo que están empezando a llamar una singularidad, un punto en el tiempo en el que sucederá algo impredecible. Hasta Google ha creado la Singularity University para ayudar al ser humano a enfrentarse al cambio, a un cambio que sucede cada vez a un ritmo más vertiginoso.

    Son tiempos excitantes para estar vivo.

    Un saludo 🙂

  2. Pongo un par de enlaces a lo que comentaba antes, que veo que las búsquedas no son obvias:

    The jumping Jesus phenomenon:

    La universidad de la Singularidad:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Universidad_de_la_Singularidad

  3. Pingback: Un mundo para los hombres

  4. “No existe el pasado. No hay nada que perdonar. Empecemos a vivir desde hoy. Mira -le dijo separándose y cogiéndole de una mano-, el mar. El mar no sabe nada del pasado. Ahí está. Nunca nos pedirá explicaciones. Las estrellas, la luna, ahí están y siguen iluminándonos, brillan para nosotros. ¿Qué les importa a ellas lo que haya podido suceder? Nos acompañan y son felices por ello; ¿las ves brillar? Titilan en el cielo; ¿lo harían si les importara? ¿Acaso no se levantaría una tempestad si Dios quisiera castigarnos? Estamos solos, tú y yo, sin pasado, sin recuerdos, sin culpas, sin nada que pueda interponerse en nuestro… amor.

    Arnau mantuvo la vista en el cielo, después lo hizo en el mar, en las pequeñas olas que arribaban suavemente hasta la cala sin ni siquiera llegar a romper. Miró la pared de roca que los protegía y se balanceó en el silencio.”

    Hola Filósofo! He querido “ilustrar” tu artículo con un trocito de la parte final de “La Catedral del Mar”, como ves también habla de la importancia de los sentimientos en relación a nuestra insignificancia en el espacio y el tiempo, aunque en este caso el personaje tiene una opinión algo distinta a la tuya, a la nuestra: yo también pienso que siempre será mas importante el sentimiento de alguien que toda la inmensidad del universo.

    En cualquier caso no me dirás que no está chulo y que no te entran ganas de conocer la historia… pretendo con esto también “animarte” a leer más libros, créeme si te digo que no te arrepentirás, incluso te ayudará a escribir aún mejor. 1 abrazote!

  5. Me hizo mucha ilusión tu comentario en mi post “El planeta en tiempo real”. Era la primera vez que escribía en un blog y me has animado a seguir haciendolo. Gracias por esto.

    Me gusto mucho leer tu post “Un mundo para los hombres”. No solo porque me siento muy identificada cuando dices “creemos que somos poco más que nada” pero sobre todo porque tú has ido más allá en tu reflexión.

    Antes de leer tu post, no me gustaba pensar en esto. No me gustaba nada. Me parecía desagradable, casi deprimante y poco ambiocioso el hecho de sentirse insignificante.

    Después de haber leido tu post, me gusta pensar en esto. Me gusta mucho. Me parece muy agradable, casi tranquilizador y muy positivo el hecho de considerar que nuestra existencia tiene mucha importancia.

    Ahora, me entran ganas de acabar mi carrera, de estudiar más cosas, de sentir el calor del sol sobre mi piel, de escuchar los pequeños ruidos que me gustan tanto. Todas estas cosas que las estrellas no pueden hacer, intentaré hacerlas.

  6. Muchas gracias por tus palabras, Gonzo!
    Tengo que echarle un vistazo muy detenidamente a eso que me dices. Sabes? yo también he tenido la sensación de que algo muy importante va a ocurrir, pero sólo es una sensación que no sabría traducir ni en el tiempo ni en el espacio. Ni sé si va a ocurrir, ni sé donde, ni sé cuando. Pero lo noto. Tengo que ver eso. Gracias por visitarme de nuevo.

    Diego, bonitas palabras. Como ya hemos hablado en persona, son muy ilustrativas y le vienen de perlas al texto. Tengo que leer más, es cierto. Cuando termine Gomorra me plantearé leer ese libro, u otro parecido. No soy muy de novelas y me gustan pocas cosas que no tengan que ver con la filosofía o con la reflexión, así que en este caso concreto creo que lo que me propones me gustará.

    A tí, Violaine, ya te he contestado de forma privada. Tus palabras han supuesto una gran inspiración para mí, una motivación, un soplo de aire fresco. Y qué bien vienen las brisas refrescantes. Somos mucho más de lo que nos dicen y de lo que normalmente pensamos. Sólo hay que verlo de la forma adecuada. Mil gracias.

    Gracias a todos por vuestra pequeña porción de tiempo, diminuta en comparación con otras cosas pero enorme en su significado. Da gusto leer comentarios como los vuestros.

    Un fuerte abrazo!

  7. A mí también me has hecho cambiar la forma de ver mi propia insignificancia. Sobre todo con la frase “No se valora que la corta vida de un ser humano pueda encerrar cosas más complejas y preciosas que las de una estrella inerte en el espacio durante miles de años.”
    Complejas y preciosas como tener la capacidad de descubrir una nueva forma ver el mundo a través de las palabras de un filósofo loco. 🙂

    • Muchas gracias por tu tiempo y tus palabras Vir.
      Es una gran alegría para mí saber que el texto ha provocado una pequeña reflexión dentro de tí. Efectivamente, los humanos tenemos dentro mucho más de lo que parece, y aunque no sea comparable a la inmensidad espacial y temporal del universo, sí puede serlo en cuanto a la calidad.
      Me alegro mucho de que te haya gustado el post.
      Recibe un fuerte abrazo!

  8. Pingback: Bitacoras.com

  9. Solo para enfatizar, creo que todos tenemos algun pensamiento parecido a los que en este foro se expresan, pero muy pocos los expresan, por miedo a el rechazo o la falta de quien le interese saber, y algunos ni siquiera los logran detectar en su ser, que triste, no??? que la vida de el hombre este sujeta a un estandar que ya la sociedad se dedico a programarnos y no poder explorar mas haya de nuestro ser, y solo reflexionar en lo que se ve y se toca.

    • Totalmente de acuerdo contigo Ivonne. Creo que todos hemos pensado alguna vez esto, aunque sea de manera fugaz y de una forma distinta a la que yo expongo.

      De eso se trata el texto, y en definitiva todo el blog, de abrir la mente.

      Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s