Mi querida señora Sofía

Un día conocí a una señora mayor que en su juventud fue increíblemente famosa. Tuvo todo cuanto quiso y eclipsó a las personas más relevantes del mundo. Era importante, todos la querían y todos la respetaban. Pobre de aquel que osara faltarle al respeto, pues una legión compuesta por los hombres más poderosos de la época no dejarían mancillar su nombre. Bonitos tiempos aquellos.

Ya no es ni el reflejo de lo que en su día fue. Sus labios están cuarteados y sus besos saben a vino y whisky. Su aliento huele a tabaco, pero sus palabras siguen sabiendo igual de bien que siempre.

Tiene la cara marcada de arrugas y heridas aún sin cicatrizar, las cuales intenta en vano ocultar con maquillaje del barato, intentando parecerse a la joven que fue y que tanto triunfó allá donde iba.

Usa ropa glamurosa, aunque ya no puede permitirse primeras marcas como antaño y debe limitarse a ropa de segunda mano, que a veces está sucia o rota, pero que ella lleva con enorme estilo, ese mismo estilo que no se pierde por muchos años que pasen.

Esta señora camina ahora por la vida con multitud de operaciones estéticas a sus espaldas y lleva demasiado tiempo tonteando con el alcohol y las drogas.

Aunque ya no sea ni el reflejo de lo que fue, sigue dando guerra, y a veces sale un sábado por la noche y se encuentra con algún jovenzuelo que no la había visto nunca antes. Lo seduce con ese magnetismo que sólo las mujeres tienen y que nunca pierden por muchos años que pasen, lo envuelve en su misterio y le cuenta una parte del secreto de la vida. Lo enamora al instante.

Todos en la gran ciudad ya se han follado varias veces a esa vieja en todas las posturas posibles. Al principio la respetaban porque decía cosas interesantes y parecía misteriosa y muy inteligente, pero esos tiempos ya pasaron. Ahora nadie la respeta, y nuestra dama es humillada día tras día con el mayor de los desprecios y una indiferencia que duele en el corazón como una explosión de sangre y lágrimas.

Los políticos, que tanto se ayudaron de ella para subir al poder, ahora la dejan de lado. Los medios de comunicación dicen tratarla con respeto y rigor, y no hacen sino vomitarle encima. La gente dice quererla y respetarla, pero la mayoría de la población lo dice por pura hipocresía.

Pronto el jovenzuelo que la acaba de descubrir también le perderá el respeto y la considerará lo mismo que los demás, un juguete más que usar y usar hasta que se rompa. Después se irá de fiesta con sus amigos a drogarse y tirarle cacho a las jovencitas salidorras.

Cuando alguien conoce por primera vez a esa señora, se siente atraído hacia ella. No falla. Algunos coquetean una noche y luego la olvidan para siempre.Hay otros que se quedan con ella un tiempo, hasta que se cruza otra más joven y más bella. Son pocos, pero también los hay que se enamoran de tal forma de ella que nunca más vuelven a ser los mismos.

Esta señora les cambia totalmente, les enamora para siempre. Yo llevo unos años prendado de ella y espero seguir así hasta el día en que mi corazón ya no haga más bum bum. Esta mujer no le interesa a casi nadie, pero sigue siendo una dama muy especial, con la que compartir tardes otoñales o preciosos paseos a la luz de las lejanas estrellas.

No pude conseguir la compañía de Sofía durante mucho tiempo, ya que yo también acabé dejando de buscarla y menospreciando su presencia. Con el paso de los años me arrepiento y me pregunto qué será de ella. Todavía la quiero. Hace mucho que no la veo, y reconozco que estoy bastante paranoico pensando en si habrá muerto.

La busco por todas partes, pero me es imposible encontrarla. A veces pienso que la veo por la calle junto a un abuelo que charla con su nieto. Otras veces creo divisarla en un comedor de beneficiencia. Hasta en las residencias de la tercera edad me ha parecido verla… pero no estoy seguro de que sea ella. Muchas veces creo verla en una biblioteca o en alguna película pero, sobre todo, donde más creo verla es en Internet.

Visito foros, artículos y blogs de lo más diversos… y creo que está en muchos de ellos, enamorando a alguien todos y cada uno de los días. Llevándole a su alcoba para enseñarle los más valiosos tesoros que posee este mundo. Tal vez en algún momento se le vuelva a tener el reconocimiento que merece. Tal vez algún día seamos capaces de ver por nosotros mismos la belleza de esta mujer.

Espero algún día encontrar de nuevo a mi querida Sofía… aunque no sé si sería mejor seguir por caminos paralelos.

El día en que la conocí me hizo dudar de todo…

Anuncios

6 Respuestas a “Mi querida señora Sofía

  1. Hola! Enhorabuena por tu artículo, el planteamiento y el desarrollo es realmente chulo… aunque en algunos puntos del mismo estoy más de acuerdo que en otros; pienso que hay personas (de las cuáles conozco algunas, y probablemente tu también) que, por desgracia para su existencia, nunca se han sentido atraidos por Sofía.

    Lo que realmente me ha sorprendido es que consideres que actualmente Sofía y tú no tenéis mucha relación… yo diría que estás mas enganchado que nunca a ella, y también me atrevería a asegurar que, para tu bien, ya no vais a alejaros nunca, y creo que la gran mayoría de gente que tenga la suerte de tropezar con uno de tus blogs me daría la razón.

    Sabes? Esta semana durante algún momento tuve la fugaz idea de escribir algo más en mi blog, pero la certeza de que serían similares a los tuyos (bueno, y la falta de tiempo, más algo de pereza, ya sabes que mi fuerte es la palabra) me ha parado.
    Qué le vamos a hacer, si tengo la gran suerte de compartir con alguien tantos puntos de vista sobre la vida y el mundo… así que me siento muy feliz y orgulloso de que, ya que yo no me animo, alguien plasme mis ideas (o mejor dicho, sus ideas que coinciden con las mias) por mi, y que lo hagas además escribiendo tan bien y compartiéndolo con todo el mundo.

    Gracias por compartir “tu” Sofía con tod@s nosotr@s., y ten por seguro que por mucha relación que sigamos teniendo con ella, nunca la desgastaremos. Te animo a que sigas escribiendo igual de bien… siempre que te nazca. 1 abrazote!

  2. Qué bonita reflexión, aunque muy amarga. Quizá me parezca bella porque estoy deacuerdo contigo en que, hoy en día, Sofía está vilipendiada.
    También hay mucha gente que la ignora de una manera análoga al machista que desprecia a su mujer: porque cree poseerla y que nunca se irá de su lado.
    Un abrazo filósofo…¿no decías que loco? Hoy no me lo ha parecido.

  3. Mellondeep, hermano, te agradezco tus palabras. Sé que tú también amas a Sofía y es una suerte poder compartir un trocito de vida con alguien como tú. Pienso que ella se cruza en nuestra vida un día u otro,tarde o temprano.

    Espero que vuelvas a escribir, porque eres el tipo de persona con mucho, mucho que decir. Y si decides no escribir, me alegro que encuentres momentos para reflexionar en este sitio.

    Evi, gracias por visitarme y por tus palabras. Sí, la redacción es amarga porque lo que siento al ver como ha tratado el mundo a Sofía no es otra cosa que tristeza. Pero también hay esperanza, creo que Sofía siempre ha dicho que “la esperanza es lo último que se pierde”.

    Sofía no es celosa, no nos exige nada pero si no la tratamos bien, que es justamente lo que ha pasado, nos deja. Nos deja y muchos creen que sigue a su lado y lo que tienen es, como diría Sabina, “sábanas frías y alcobas vacías”.

    Celebro que te gusten mis textos. Muchas gracias por tu tiempo.

  4. Creo que Sofía requiere de tiempo, de mucho tiempo por nuestra parte, y eso, en el mundo en que vivimos, es casi imposible; un mundo en el que todo se consume rápidamente, hasta las ideas. Por eso a mí me gusta tomarme con calma tus entradas. Coincido con mellondeep en que estás más enganchado a Sofía de lo que tú crees.
    Un placer leerte, como siempre.
    Saludos, Desira

  5. Estoy encantado de volver a verte por aquí Desira, tus palabras son siempre un sumatorio a todo lo que escribo y a todo lo que pienso.

    Es verdad, Sofía requiere de tiempo. Por eso precisamente digo que hay quien necesita toda una vida para quererla, y toda una vida es demasiado tiempo. Parece no haber tanto tiempo hoy en día, llegamos tarde a todos los sitios. El tiempo es un concepto extraordinario, del que seguro me gustaría escribir algo.

    Sí, estoy enganchado a Sofía. A todo lo que me dijo, a su respeto por la maravilla. Su amor nos entristece, pero en la tristeza de la cruel realidad diaria aprendemos a valorar lo bonito que, aunque no lo parezca, lo hay por todas partes. Amor y respeto por Sofía y por todos vosotros. Muchas gracias por tus tiempo Desira.

  6. Quizás te parece ver retales de Sofía, especialmente por Internet, porque hoy en día se encuentra dispersa gracias a la libre circulación de la cultura en estas nuevas autopistas de la información. Quizás es por eso que, en lugar de verla de forma íntegra junto a alguien, te parece percibirla a cada instante por doquier, pues su esencia se halla en todas las cosas que los humanos creamos y compartimos. Quizás es que, cuando crees que ya no la ves, en realidad estás rodeado por ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s