Amigos y enemigos

En el maravilloso camino de la vida, nos topamos con multitud de situaciones que pasan a ser parte de nuestra memoria, de nuestra conciencia y de nuestra personalidad. Nos influye el país en el que nacemos, la familia en la que crecemos o los amigos con los que nos juntamos. Pero no hay que olvidarse del papel que juegan aquellos a quienes no gustamos.

A veces todas estas cosas influyen de forma distinta a la que nosotros podemos pensar. Podemos creer, por ejemplo, que la influencia de nuestros allegados es beneficiosa, pues su apoyo, su cariño y su complicidad nos sacan de muchos apuros. Pero también puede ser que no sea así. La influencia de nuestros amigos, nuestra familia o quien más nos quiere, nos puede llevar por el camino contrario, aunque sea con la mejor de las intenciones. Pueden darnos la razón cuando no la tenemos, ponerse siempre de nuestra parte y no quitarnos la venda de los ojos, sino apretárnosla un poco más. De esta forma puede suceder que nos deseen el bien pero nos causen el mal.

En el lado opuesto se encuentran nuestros enemigos, los que podríamos pensar que es mejor tener lejos. Son  personas con las que (con más o menos motivos) no tenemos afinidad y no nos desean precisamente la mejor de las suertes. Incluso si la fricción es mucha, puede ser que hasta pongan de su parte para que nuestra vida sea mucho menos agradable. Algunos hasta están hábilmente disfrazados de amigos, compañeros o familiares. Nos pueden criticar, calumniar o cosas peores hagamos lo que hagamos, pero lo que ellos a veces no saben es que de tanto atacarnos, nos podemos poner en guardia y mejorar. Visto de este modo, las personas a las que no gustamos pueden desearnos el mal pero causarnos el bien.

Desde este punto de vista tanto los amigos como los enemigos serían importantes en nuestra vida. Hay que tener en cuenta el consejo de nuestros amigos pero sobre todo hay que tener en cuenta a quien no le caemos bien, porque como dijo el filósofo griego Antístenes, nuestros enemigos son los primeros que descubren nuestros defectos.

Tal vez lo más importante, lejos de amigos, enemigos o familiares, sea el papel que decidamos tomar nosotros mismos en nuestra vida. El maestro Bob Marley pensaba que nosotros podíamos ser nuestro peor enemigo, y nuestro peor enemigo podía ser nuestro mejor amigo.

Tenemos dentro un potencial increíble para hacer el bien y para hacer el mal, y es dificilísimo tener siempre la lucidez necesaria para actuar de manera correcta.

Yo, por si acaso, esperaré a mi querido enemigo con los brazos abiertos.

Anuncios

8 Respuestas a “Amigos y enemigos

  1. Abre un brazo para tus enemigos pero guárdate el otro para sujetar un palo, nunca está de más. No hay que ser el primero en dar, pero sí el segundo, de lo contrario, te llevarán varios palos. Con los años, la vida te va enseñando a defenderte. Eso no es violencia, es precaución.
    Un saludo, filósofo.

  2. Se da en ocasiones que quien es tu enemigo mañana puede ser tu mejor amigo y viceversa…

  3. Sabio consejo como siempre, Alicia. Si advierto que puedo tener un enemigo, nunca me enfrento a él. Ni suelo devolver las cornadas, a no ser que sean cornadas de verdad. De los enemigos aprendo, los miro a los ojos y en la gran mayoría de los casos (que son pocos) ellos solos acaban traicionados por su odio.

    “Edurne”, esa es una de las maravillas de la vida, y una fuente constante de paranoia. ¿Puedes fiarte de un enemigo que acaba siendo amigo? ¿Debiste hacerlo del amigo que se cambió de bando?

    Gracias por vuestro tiempo.

    Saludos!

  4. Conozco amigos que se han convertido en enemigos… ningún caso al contrario.
    Saludos para todos.

    • La verdad es que a mi no me ha pasado ni al derecho ni al revés, creo que por suerte. Ni los pocos enemigos ni los pocos amigos se me han cambiado de bando.
      Por cierto Alicia, quería darte las gracias porque haber conocido tu blog ha sido muy inspirador y un gran impulso a la hora de ver cine. Llevaré este verano unas 50 peliculas (entre antiguas y recientes), que ya son más de las que había visto en toda mi vida.
      Me gusta mucho porque he aprendido a apreciar algo a lo que nunca le presté demasiada atención, y ni qué decir tiene que tengo un huevo de pelis en cola. Si no es inconveniente me gustaría mucho que me hicieras varias recomendaciones (todas las que te apetezca), pues me interesa muchísimo tu opinión experta y ahora tengo tiempo libre y muchas ganas de ver buen cine.
      Muchas gracias de antemano, y si cualquier amigo del blog quiere hacer una sugerencia, será un placer.

      PD: Para una entendida en cine como tú, quizá sea un sacrilegio que me haya gustado tanto la peli del síndrome de Svensson. Sabrás perdonármelo, espero.

      Saludos!

      • Hola, filósofo. Siento no haberte contestado antes pero es que he estado fuera unos días y acabo de llegar. No puedo recomendarte ninguna película sin saber tus gustos. Existen algunas películas sin lugar a dudas buenas (lo cual no quiere decir que me gusten todas) y algunas películas sin lugar a dudas malas (con algunas de ellas se puede pasar un rato muy entretenido), pero la mayoría no son ni malas ni buenas; nos gustan o no nos gustan.
        No soy una entendida de cine (y esto te aseguro que lo digo sin falsa modestia), simplemente, me gusta mucho y he visto muchas películas. No creo que haya un solo día en el que no haya visto al menos una. No importa si es repetida. Muchas veces, lo prefiero así.
        Mis gustos son muy diversos. Me gustan casi todos los géneros: la comedia, el terror (que no sea gore), el drama de llorar hasta que las lágrimas no te dejan ver la pantalla, el cine negro, el western (pero no el spaguetti), los dramas judiciales. Tengo predilección por el cine americano de los cincuenta. También me gusta el cine inglés si son comedias (Michael Caine, Alec Guinness, Peter Sellers)
        No me gustan los musicales (salvo unas pocas excepciones), ni el cine sudamericano, ni suecos, daneses ni ningún norteuropeo, no soporto a Almodóvar ni el cine español desde hace bastantes años (Berlanga me encanta).
        Dos de mis directores favoritos son: Billy Wilder (sobre todo si las interpretan Jack Lemmon y Walter Mathau) y Frank Capra, me gusta todo de ellos. Y, desde luego, Clint Eastwood, lo mismo como actor que como director.
        Un saludo, filósofo.

  5. No has visto nunca la película Asesinos??
    Stallone, Antonio Banderas y Julianne Moore….de mis favoritas….llámame orate…

    Durante una situación tensa de espera, la chica cuenta una historia que viene al caso:
    Un día de invierno, un pajarillo cae del nido a la gélida nieve. A punto de morir pasó una vaca por allí y se cagó sobre el pájaro. El ñordo calentito le hizo entrar en calor salvando la vida del pobre animal. Pero a continuación llegó un gato, que lo extrajo de la mierda y lo devoró.
    Moraleja: No todo el que se caga en ti es tu enemigo, ni todo el que te saca de la mierda es tu amigo.

    Ya tú sabes…

  6. Hola lu!

    No, no he visto la peli pero me la anoto. Tengo que decirte que me ha gustado mucho la historia que has contado, porque refleja una moraleja que viene al pelo con lo que quiero transmitir en el post. Ya tú sabes… jeje

    Lo siento pero no sé lo que es orate… no obstante, no te preocupes que no te considero nada, no te juzgo y mucho menos por tus gustos. Eres bienvenida aquí como todos. Gracias por el comentario, aporta información al conjunto y eso me encanta.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s