La verdad sobre el sistema financiero

Hay una serie de verdades inocuas ante la razón. Del mismo modo que una mentira se intenta convertir en verdad repitiéndola mil veces, las verdades se dejan sueltas con tal libertad que acaban convirtiéndose en tópicos, y como tópicos que son, acaban tomados casi a broma.

Un ejemplo muy conocido de una mentira que se intenta convertir en verdad mediante la repetición podría ser el caso de las famosas armas de destrucción masiva de Irak, que jamás existieron pero que fueron tomadas por reales, y gracias a ese pretexto se llevó a cabo una invasión que, a día de hoy, se salda con cerca de un millón de civiles muertos.

Por contra, un ejemplo de verdad que se acaba desvirtuando es muy fácil de encontrar. Frases como “los políticos sólo quieren el poder” o  “somos esclavos de los bancos” expresan cosas tan fuertes y, en cierta medida, tan reales que me pregunto qué será exactamente lo que nos ha pasado para tener esta asombrosa  inmunidad ante frases que no deberían sino hacernos, como mínimo, reflexionar.

Que los políticos sólo quieran el poder o que seamos esclavos de los bancos son argumentos muy fáciles de desmontar para los políticos y para los bancos. Aplicando la lógica, ni todos los políticos ansían el poder ni somos realmente esclavos al servicio de los bancos. Por lo tanto esa fe ciega en que algunos políticos son honrados y en que los bancos nos sangran pero nos prestan un servicio vital para nuestra vida (créditos) hace que la maquinaria continúe, con los mismos políticos y con el mismo sistema bancario.

Tengo que confesar que me apasiona la economía. Es una de esas cosas que no busqué jamás, pero que me encontré de frente y estuvimos condenados a entendernos, pues en su día estudié Administración y Finanzas por el mero hecho de que para estudiar otra cosa debía desplazarme, y estudiar administración era lo más cómodo. Así que descubrí la contabilidad y el sistema financiero. Por el asco que le he tenido siempre a las matemáticas lo pasé bastante mal al principio, pero le cogí el gusto (todo es ponerse) y los números y las fórmulas ya no eran un obstáculo, sino que eran un mero trámite que me hacía incluso disfrutar mientras resolvía problemas que se podrían dar en la vida real.

Y luego llegó la Bolsa, mercado de capitales por excelencia. Ese fue el comienzo de todo para mí, conocer la Bolsa. Ese complicadísimo sistema de valores me llevó más allá de los meros números y fórmulas, me empujó a reflexionar sobre las raíces del sistema económico, sobre su importancia REAL en nuestro día a día. Sobre su influencia auténtica en lo que hoy en día es el mundo.

Supe que realmente en el planeta no hay tanto dinero material como el que figura en nuestras cuentas bancarias. Sería imposible que sacáramos todo nuestro dinero de los bancos. No porque no quieran dárnoslo, sino porque no lo tienen. No lo tiene nadie, en realidad. No existe tanto dinero, sólo existen sucedáneos en forma de cuentas bancarias, cheques, pagarés, obligaciones… etc. Pero dinero, dinero… lo que se dice show me the money, no hay tanto. No hay en realidad ni una décima parte, y eso es el más cálido y acogedor caldo de cultivo para la especulación económica. Para que, en pocas palabras, un dinero que no existe genere intereses, obligaciones de pago.

La economía es realmente complicada de entender. Un peñazo, un bodrio, una patada en los cojones si así quieres llamarlo. Si no hay algo de ella que te llame la atención cual bella dama, no entenderás nada porque hay mil mecanismos distintos para mil tipos de operaciones económicas, que a su vez tienen relación constante con el mercado y con las instituciones públicas y privadas. Es por eso que, además de difícil de entender, la economía es complicadísima de explicar.

Pero he aquí que en una anodina tarde de verano, con los ventiladores a punto de pedir la baja por estrés, veo la película Concursante. Un título que nadie relacionaría con economía, y que esconde tras de sí un film que para mí ha sido muy revelador, sobre todo por la simplicidad con la que ha explicado la tiranía del sistema económico capitalista basado en la financiación externa (bancos).

La peli va de un joven que gana un increíble premio en un concurso televisivo, valorado en 3 millones de euros. Una mansión, coches, un avión… pero ni un euro en metálico. Este gran premio supone todo un calvario para él, pues Hacienda le reclama casi la mitad del premio, considerando que su patrimonio personal ha aumentado en 3 millones de euros. Y a Hacienda no se le puede pagar en especie… así que pide un crédito al banco para pagar esos impuestos calculados sobre un dinero que él no tiene, pero de cuyo pago no puede eximirse. Todo se convierte en una diabólica bola de nieve hasta que conoce a un hombre que se dedicaba a dar conferencias sobre economía, y este le da una simple pero ilustradora charla acerca de como el sistema hipotecario se adueña de todo lo que tenemos, e incluso de lo que no tenemos. Siete minutos de vídeo imprescindibles para cualquiera que se haga preguntas acerca de la economía.

El obstinado premiado, cuyo papel interpreta genialmente Leonardo Sbaraglia, era profesor de Historia de la Economía. Cuando todo el bucle económico se adueña de su vida, de su trabajo y de su cordura, tiene una última charla “clandestina” a modo de revelación para sus alumnos, justo después de que le despidan:

– Cuando hay exceso de dinero sólo hay dos formas de equilibrio: O se hace desaparecer el 90% del dinero, es decir el ficticio, el que no es tangible (cosa que no va a suceder) o se suben los precios entre diez y quince veces, y así acabará todo. Cuando todo llegue a su fín -decía el profesor mientras Seguridad lo sacaba ya a la fuerza de su clase- harán una de estas dos cosas. ¡¡¡Esta es la verdadera explicación de los ciclos económicos!!!  Ese será el fin de todo, ¡Desconfíen! ¡Olviden lo que han aprendido -gritaba ya cual lunático desbocado- desconfíen de lo que saben, desconfíen de mí! ¡¡¡No crean en nada, no crean en nada!!!

Y es que este buen hombre sólo trataba de concienciar a sus alumnos para que no cometieran el mismo error que él, el de poner sus vidas en manos de una institución financiera.

Desconfiar puede ser una genial forma de hacernos preguntas, de aprender y, en consecuencia, de evolucionar. Por favor, tenlo en cuenta antes de pedir un préstamo.

Anuncios

17 Respuestas a “La verdad sobre el sistema financiero

  1. Y encima es española la peli…

  2. Desde mi humilde opinión, yo no he estudiado nada relacionado con la economía, que ese dinero que no existe, es el dinero que se “supone” ganaremos con nuestro trabajo, y con esa suposición se monta todo lo demás.

    Lo pensé un día de divagaciones… :S

    Un Saludo,
    YoMisma

  3. Sé que no tiene nada que ver,pero quería decirte que me ha encantado la canción de Jewel que has puesto en el Simpulso… 🙂 Tienes muy buen gusto eligiendo las canciones y los comentarios en general. Un beso.

  4. Lo comparto con mis contactos, más de uno, entre ellos yo, estará de acuerdo.
    saludos

  5. Muy interesante.

    Otra mentira, internet es gratis.

    Buen blog.

    Un saludo

  6. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!

    Yo Misma, me ha gustado mucho que me visites, espero que no te haya sido engorroso el texto, he querido hablar de economía pero de una manera entendible, y la verdad no sé si lo hago bien. Me ha gustado mucho visitar también tu blog, y lo haré más a menudo.

    Mariona gracias por tu comentario, como ya sabes esa canción ha sido importante en muchos momentos preciosos de mi vida, y me alegra que a tí también te transmita cosas. Te agradezco tu amabilidad.

    Y gracias a emule, jcjurado y a xiki Nebadon por haberme visitado y me alegro de que os haya gustado el artículo.

  7. “…Sería imposible que sacáramos todo nuestro dinero de los bancos. No porque no quieran dárnoslo, sino porque no lo tienen…”
    Eso es lo que quería hacer entender a sus clientes el pobre George Bailey en la película “¡Qué bello es vivir!” El dinero que depósitamos en el banco lo utilizan aquí y allá. Lo tienen, en forma de préstamos, en el bolsillo de otros clientes. Bueno, esto ocurre en el mundo utópico de Frank Capra. La realidad es mucho menos bella. Los bancos no son esa especie de ONG que quieren hacernos ver. Entiendo que un banco es un negocio y está para hacer dinero, lo mismo que una panadería; pero el poder que tienen me parece desmesurado. Si tienen problemas, el Estado tiene que salir al paso y proporcionarles una inyección económica, sin control, para que lo utilicen camo mejor les parezca. Esto, la verdad, me parece demasiado. Si no sabes gestionar un banco (digo no saber, en el mejor de los casos), pues nada, echas el cierre, lo mismo que una cafetería que no vende cafés, y que sobrevivan los que hagan una buena gestión. Y de las Cajas de Ahorros, sin comentarios.
    Un saludo filósofo.

  8. Filósofo loco gracias por pasar por mi sitio y serán bienvenidos todos sus comentarios!
    Yo también pasaré por aquí que veo que trata temas más que interesantes!
    Besos

  9. Gracias por los comentarios!

    Alicia, como no podía ser de otra forma has dado en el clavo comentando lo del rescate de los bancos. No son ni más ni menos que empresas que obtienen inyecciones millonarias para compensar sus pérdidas, y ¿por qué? pues porque los bancos son los que sostienen el sistema económico, no hay otras fuentes de financiación para el capitalismo. Genial comentario. Y la peli Qué bello es vivir, me la anoto, la veré pronto. Gracias de nuevo por tus sabias palabras.

    También gracias a Paula Daiana, ha sido un placer leerte y que me visites.

    Saludos a todos!

  10. Si os gusto la peli, mirad esta: http://www.zeitgeistmovie.com/add_spanish.htm

    Se titula Zeitgeist: Addendum (o algo asi)

    Al principio explica el sistema financiero actual, seguido del declive de la poblacion y acabando con un gran proyecto.

    La economía es interesante, e incluso bella, ya que, depende de ella muchas acciones y le da capacidad a las personas sin tener que volvernos locos al intentar conseguir bienes o servicios. Pero si juntamos eso con un sistema informatico(no palpable) donde el dinero son numeros en una pantalla, y que de los bancos depende el mundo, se convierte en una maquiabelica arma de destruccion mundial. Es incluso peor que las peores máquinas de “Saw”(la peli)

    Si la mejor solucion es eliminar el 90% del dinero, y la otra implica prolongar el sistema capitalista hasta limites realmente dolorosos, ¿no seria bueno plantearse la situacion de una vez en lugar de dejarlo todo para mañana? Pienso, que los que visitan este blog, no son del tipo de gente que esta bien mientras llegue a fin de mes, ni de los que les guste saber que a sus hijos(o quien sea que viva despues de ellos) les haran sufrir(si ya sufrimos nosotros…) mediante las triquiñuelas del capitalismo, y que muy posiblemente la cosa no acabe nada bien (+ guerras, + hambre, +pobreza, + un largo etc.), ¿Que hacen todavia en frente del ordenador?

  11. ¿Y qué crees que hay que hacer, Lorenzo?
    Un saludo.

    • (Primeramente, perdona filosofo loco si hay contenido politico o algo que no sea conveniente)

      Hay que cambiar el sistema economico, unica solucion que creo que solucione la situación. Estuve viendo unos videos sobre la creacion de dinero y hay sistemas sostenibles, asi que lo dificil es implantarlo, no crearlo. Ningun magznate muchimillonario dejaria hacerlo, por lo que tampoco se puede ir en plan “Ey! aqui la solucion!” sino que aprovechandose de internet y su anonimato, habria que extender la idea. Una vez que la idea este esparcida por distintos lugares del globo, ya se pasa a la “fase” todos a una, dudo que alguien en su sano juicio(cualquier persona mileurista sabe que hay gato encerrado) se negaria. Claro que los medios de comunicacion darian guerra(cabe esperarlo).

      Son puros esbozos, si me das algo más de tiempo podre decirte una respuesta mucho mejor estructurada.

      Por cierto, ¿eres esa Alicia que va a La Salle y que yo conozco?

  12. No, no soy esa Alicia. ¿Te refieres a una revolución? ¿una revolución socialista?

  13. ¿A que te refieres con “revolución socialista”? ¿A implantar el socialismo?

  14. Sí, a eso pensé que te referías, a acabar con el capitalismo.

  15. Mmmm… si, posiblemente. Pero no pienses en eso como algo muy brusco, sino un poco lento: Se extiende la información y poco a poco se cambia.

    No soy un entendido en economía. Seguramente el capitalismo tiene sus pros, pero es demasiado salvaje para que sea estable, y más con el sistema de reserva fraccionaria (ese es el nombre?), intereses y demás.

    Tampoco digo de establecer comunismo, ya que es importante la libertad de capital, que cada uno tenga lo suyo, no lo que alguien les obligue a tener.

    Buscar alternativas cuando todo lo demás falla.

    Saludos

  16. En palabras del mismo Rodrigo Cortés “El problema no es que las familias pidan préstamos y se endeuden, sino que las personas nacen endeudadas (deuda del Estado que pagamos con impuestos)”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s